miércoles, julio 9

Revuelto

“Me gustas cuando callas”… en ocasiones es mejor callar. Me levanto, me baño, me visto de prisa, le hago la parada al microbús, subo al metro… Y no entiendo, no quiero pensar… Algo de trabajo… corregir, corregir… El libro; lo compré en Gandhi, me atendió un chico agradable… Tus prohibiciones sin sentido, el mensaje entre líneas, la fotografía… insensibilidad involuntaria.

Te quiero… no te quiero… Evocación… ¿quieres ir al cine? A veces me acuerdo de ti, de tu mano en mi mano y tu rodilla junto a la mía… ¿Sabes cómo me siento? Si no llamo no llamas, no pienso llamar… Ingiero un poco de gelatina, me sacaron una muela… Borré un número telefónico. No sabes quién soy.

Me duele el pecho y lo que hay dentro, dicen que es el corazón… No te escucho, te leo… siempre te leo. “Don cry for me Evangeline…”, lloro porque no quiero perderte… no entiendo qué es la muerte… “para siempre, jamás”, para la eternidad… ¿Y cuando mis ojos no vuelvan a verte?, yo nunca te voy a olvidar.

Tomo mi bolso de piel marrón, los zapatos de tacón no los uso porque me cansan… de los sauces ya cayeron las hojas. Comemos pastel, el tumor crece, le tienes miedo al dolor. Llueve y yo pienso en lo feliz que he sido, a pesar de todo, porque “todo” es lo que soy… “Don’t cry for me Evalgeline... Please don’t you cry…”

5 comentarios:

xochitl dijo...

Ahora si no entendí cuál es el tema. me imagino algo, pero prefiero no meter la pata, ya me lo aclararás cuando platiquemos.
Yo no escribo tan bonito como tu, pero también tengo un espacio en internet, asñiq uee spero que lo visites: http://www.metroflog.com/fiorebella

Frodo dijo...

A chingá.

Hobbit.

Capi dijo...

China, estás consumiendo drogas verdad? Saca pa' andar igual

Sad Cecile dijo...

Chula, no quiero pensar que estás pasando por lo que yo y que sólo sea una pena de corazón. Esas las cura el tiempo. Las de la ausencia y la muerte sólo se entretienen con el tiempo :(
En cualquiera de los casos, te mando un abrazo gigante.

Darina Silverstone dijo...

A veces el corazón y el cerebro hacen corto y todo se te revuelve en la lengua, sin saber a que le darás paso primero.

Las palabras se agolpan y no sabes que saldrá de la punta de tus dedos...

Me identifico mucho con algunas frases, palabras sueltas. Otras te pertenecen a tí tanto, que hasta seguro te hacen sangrar.

D.