martes, agosto 22

Chikita y violenta

La noche un tanto lluviosa no pudo detener a los amantes de la música quienes, poco a poco, van llegando al Pasagüero para celebrar el Elegantly Wasted 2. Un viernes que en pocas horas se convertirá en sábado y que además ofrece a los visitantes la exposición Manos y Mundos, con obras de Bernardo Quinxaños.

Pasarela de modas que oscila entre reminiscencias de los 80’s y formalismos “fashion”; gente joven que, en su mayoría, rebasa los 25 años… todos reunidos a la expectativa de que incie la “tocada” de esta noche: Ventilader, Bill y el esperado regreso de Chikita Violenta, quienes llevan ya algunos meses de no presentarse en vivo.

La “chela de cortesía” equivale a una Modelo Light que no está muy buena, al menos eso dicen algunos de los presentes. No importa, para aquellos inconformes están las Heineken y tragos preparados con ron, vodka, whisky y tequila, eso sí, el consumidor debe tomar en cuenta que ese tipo de consumo se paga a parte.

Ventilader abre a eso de la media noche. Una buena propuesta que mezcla un poco de rock-pop con música electrónica, sin duda lo más atinado para comenzar la velada. Secuenciador y programaciones, base musical que parte de una computadora Mac. Surgen algunos problemas técnicos y Armando se me acerca para aclararme que “utilizar secuencias no es tan sencillo como parece”.

Los siguientes en aparecer son Bill, una banda cuyo cimiento es el rock. Se trata de un proyecto con claras influencias brit-poperas de las que se desprende un verdadero amor por el sintetizador. Escucho al vocalista y no dejo de pensar que pretende cantar como Brian Molko… Mientras tanto, la gente sigue en su ir y venir por la barra.

Tienen que ser ellos, no hay más. Los de Chikita Violenta comienzan a conectar y ecualizar sus instrumentos (tarea que les lleva varios minutos, sin duda es parte de su afán perfeccionista). Todos comienzan a acercarse al escenario y, antes de comenzar a tocar, Andrés (“el güero”) comenta lo felices que están de volver a tocar en vivo.

Sonidos que encienden y que llenan… instantes cargados de sensibilidad. Llama la atención su interacción con el público, esa es la enorme diferencia: Chikita Violenta toca para todos nosotros. Manos levantadas que se mueven de un lado a otro, aplausos y coros… el ritmo por todas partes y gritos al final de cada “rola”.

¡Qué noche!... una noche que ya es madrugada. El mejor sabor de boca y una extraña sensación: entre alegría y nostalgia. Sorprendente cierre, la probadita de un material discográfico que se antoja prometedor… La música en vivo es siempre mucho más sorprendente y cautivadora. Gracias al Pasagüero, gracias al Mums, a Cheech, al Güero, a RC y a Pacheco.

Me despido de los “chikitos violentos” y camino acompañada de mi hermano y de mi tía en busca de un taxi. Hoy soy más feliz que de costumbre y en mi cabeza no dejo de repetir “turn around”, una y otra vez…

6 comentarios:

Frodo dijo...

No pues que bueno que te diviertes Chinampa. No conozco a ninguno de lo grupos mencionados. Será porque ese tipo de música no es mi preferida. Sepa. Ya me voy. Besos.

Frodo se fue.

superfurry dijo...

Saludos a tu tía me cae muy bien.

Capitán Guayaba dijo...

Orale, pues por lo que se lee, lo pasaste muy bien, igual que Frodo, nunca he escuchado a ninguno de ellos, pero tu relato me hizo que me den mas ganas de ver a Brian Molko en vivo, ya falta menos para el 18 de octubre!!!! Besos y pásalo lindo.

ANM locoshome dijo...

Kiubo

Bueno, aunke no konoska a las bandas mencionadas (son capitalinas, vdd), me hubiera gustado estar ahi, por el modo en que relatas la noche fue buena.

Saludos

jessica_luna_púrpura dijo...

justo hace unos dias me reia del nombre de la violent chick
mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm
lo buscare en google

Pami Yasbeck dijo...

Pa' nombres chistosos están unos señores cuya banda es "Los pellejos". Ahhhh, y Chikita violenta canceló en "Vías alternas"... tuvimos que corregir las postales a última hora.