jueves, septiembre 22

"Con todo respeto..."

Este post se lo dedico a mi amiga Zoila, quien a diario lucha por enfrentar un mundo cada vez más desvalorizado… Un fuerte abrazo.



-- Mamá, tengo algo que decirte (aflicción en mi rostro)
-- ¡No me digas que estás embarazada! (risas)
-- Uy, sí, ¿recuerdas la historia de la virgen María?...
-- ¿Apoco vas a concebir sin antes haber pecado? (más risas)

¡Chales! y yo que sólo quería confesarle que me había tomado el último chisguete de su refresco dietético… El caso es que aprovecho este incidente para externar un reclamo; advierto que seré parcial, terca y hasta viceral.

De una u otra forma, el mundo me juzga; haga lo que haga nunca voy a quedar bien, eso es un hecho. Creo que a estas alturas poco me importa la aceptación social, pero, para que el asunto se empareje un poco, hoy quiero hacer del conocimiento del mundo una queja: ¿por qué nos hemos olvidado del amor?

Aristóteles decía que “el amor a sí mismo es requisito indispensable para poder amar a alguien más”, segurito que ahí está el meollo del asunto… En estos tiempos, ¿quién de verdad se ama a sí mismo? No hablo de egoísmo, sino de la capacidad de respeto hacia nuestra propia persona.

Mi mamá hace ese tipo de chascarrillos porque sabe que “entre broma y broma, la verdad se asoma”; así es, ella bien sabe que aún no inauguro el “changarro” (jajaja), no se lo he dicho, pero lo intuye. Con respecto a la sexualidad, siempre he respetado la forma en que los demás piensan, pero, por esta ocasión, ejerceré mi derecho a externar mi opinión y que también la respeten.

La tele es sexo, la Internet es sexo, el mundo es sexo… El sexo, como lo explica Fromm en su libro El arte de amar, es una mercancía de consumo. Sexo al desnudo, sexo cínico, sexo que jamás tendrá nada qué ver con el amor. Sexo que hace del humano un objeto, sexo que refleja la falta de amor hacia uno mismo, hacia el propio cuerpo.

¿Qué ocurre con quien no entra en el juego? Es un tonto, un perdedor, un “cerrado”. En la sexualidad, como en los empleos, lo que más importa es la experiencia… No me da miedo el asunto, mucho menos me avergüenza, más bien me entristece darme cuenta de que me equivoqué de época, o tal vez de planeta.

¿Sirve de algo el sexo sin amor? No lo sé, no lo he probado. Nunca me he caracterizado por actuar instintivamente, tampoco soy de esas personas caprichosas que sólo buscan satisfacer sus “necesidades” y deseos, ni modo, tengo sentimientos. Soy tan ingenua que construyo afectos, establezco lazos, me involucro…

He pensado en la posibilidad. Simplemente me acuesto con el primer individuo que me haga “ojitos”. “Una noche de copas, una noche loca”, al día siguiente el susodicho olvida hasta mi nombre. Tal hipótesis puede no ser tan descabellada. ¿La experiencia me hizo una mejor persona? ¿Gané algo? Cuando tome una decisión tan importante quiero, por lo menos, poder confiar en el otro, saber que no me va a usar cual si fuera yo un “kleenex”.

Hace algunos días escuché a una compañera decir algo muy cierto: “Nadie nace con la condición de ser humano, ésa se gana a través de la vida y mediante nuestros actos. Debemos aprender a ser humanos”. La virginidad no hace la diferencia, pero el respeto hacia nosotros mismos y hacia los demás, sí; el amor nos enseña a ser humanos.

Como dicen, “cada quien puede hacer de su vida un papalote”. Yo no juzgo a nadie, sólo pido que respeten mi derecho a creer en el amor.



El amor después del amor
Fito Páez

El amor después
Del amor tal vez
Se parezca a este rayo de sol
Y ahora que busqué
Y ahora que encontré
El perfume que lleva el dolor.

En la esencia de las almas
En la ausencia del dolor
Ahora sé que ya no puedo
Vivir sin tu amor.

Me hice fuerte ahí
Donde nunca vi
Nadie puede decirme quién soy
Yo lo sé muy bien
Que aprendí a querer
El perfume que lleva el dolor.

En la esencia de las almas
Dice toda religión
Para mí qué es el amor
Después del amor…

El amor después
Del amor tal vez
Se parezca a este rayo de sol
Y ahora que busqué
Y ahora que encontré
El perfume que lleva el dolor.

En la esencia de las almas
Dice toda religión
Para mí qué es el amor
Después del amor…

Nadie puede
Y nadie debe
Vivir, vivir sin amor
Nadie puede
Y nadie debe
Vivir, vivir sin amor.

Una llave
Por una llave
Y esa llave es mi amor
Una llave
Por otra llave
Y esa llave es tu amor.

9 comentarios:

Gadosfero dijo...

Agradezcamos a la publicidad el mal manejo del sexo. Y a los albures, las películas de Holywood, a las películas mexicanas decadentes, a las telenovelas, al cuentito vaquero, a la prensa, a los comerciales largísimos de las madrugadas que muestran jóvenes semidesnudas con cara de pendejas ofreciendo escuchar las marranadas de los hombres cachondos, a los burdeles.

Estoy diciendo puras pendejadas y lo sé, pero algo cierto es que el amor hace que "el sexo" sea único.

Hoy "toi" mal... pero sigo en pie.

y como dice Pepe Pepe:

Casi todos sabemos querer
pero pocos sabemos amar
esque amar y querer no es igual
amar es sufrir y querer es gozar.

...
el Amar es el cielo y la luz
el amar es total plenitud
es el mar que no tiene final
es la gloria y la paz
es la gloria y la paz

El querer es la carne y la flor...
es deseo fugaz

Ahora sufro.

Chale mejor escribo en mi blog ya me colgue.

eunice dijo...

Yo también soy partidaria del sexo con amor, ah pero también del sexo sin amor. Ambos nos dan placer, uno más plenametente que otro, de eso no hay duda, pero creo que si tendrás sexo por tenerlo, habría que hacerlo con alguien chido de plena confianza jajajaja... es una buena de conocer y conocernos.
Eso de acostarse con cualquiera nomas no me late, y eso sí hay que difenciar entre tener sexo y hacer el amor, que, según yo, no es lo mismo como algunos creen.

Mafaldinha dijo...

Sí, suele ocurrir. Mi prima tuvo una bebé hace casi dos años y desde entonces mi abuelita me dice "pues ahora que tienes novio, pues tú sabes, el hombre llega...bla, bla, bla aburrido... porque ya vez tu prima..."
Chale ¡pues qué chingados! Seré papalote.
Besos.

jessica_luna_púrpura dijo...

el sexo es fantastico
hacer el amor, aun mas

Dantés dijo...

No por tener sexo se pierde la esperanza en el amor

moqo ignora dijo...

"El amor. La gran arteria de la vida". Rebuscada sensación-situación-idea-acto.

Se vive. Seres humanos.

No lugares comúnes: acto sexual con amor o sin él.

"Ella es cruel y pocas veces cariñosa, pero es así como la quiere. Pobre imbécil.

Sin embargo, si en lugar de arrastrar su pasión diese un portazo, es decir, simulara una reconquista de sí mismo, quizá ella se sobresaltaría, sufriría quizá esta invasión de la primavera. Pero entonces él faltaría a su sinceridad y, sobre todo, a su mística del amor.

Mística no muy alejada de la de Cristo, igualmente posesiva, incondicional, y que hacían decir de él: ¡Es un loco!"

es mi nombre Berenice dijo...

No permitas que te quiten el derecho a creer en el amor.

El sexo también es una forma de quererse, depende de qué froma se haga, con qué fin y con quién; aunque no siempre sea con ese ente ardoroso (o ardorozo?) y perpetuo que nos va a dejar con el pecho hinchado por el resto de nuestras vidas, a saber si ese existe o nomás es producto bien vendido también.
Pero eso sí, ya que la "inauguración del changarro" (he reído mucho con el término)duele hasta la chingada, pus por lo menos que sea con alguien que sepas voleverás a ver y tal vez te deje hinchado el pecho por muchos, muchos días. Sí, es trillada la idea, pero es lo mínimo.

Por otra parte masajear el cuerpo ciscunstancialmente no necesariamente equivale a falta de respeto o amor propio, debes considerar que cada quien tiene sus historia y sus caminos para llegar a ser humano. Ya has escuchado indiscreciones y sabes que no es putonería gratuita, sino circunstancia y muuuucho amor.

Kaleidoscopico dijo...

Quién no entra en el juego muchas veces es respetado y visto como el (la) reservadisimo(a)el que dice que todo a su momento...
Y el sexo sin amor nosé nunca lo he intentado pero supongo que debe ser algo así como una masturbacion con ayuda y mas genial...

Kika dijo...

Pues ya somos dos las ilusas que creen plenamente y con los ojos cerrados en el amor. Hacer el amor y tener sexo, son cosas muy difrentes, así como el amar a alguien y ser correspondido o no. Las relaciones humanas son reciprocas y quien diga lo contrario no lo ha experimentado. Lo importante es ser feliz y encontrar la felicidad por todos los medios.
China, es padrisimo el amar tanto a una persona, hasta el grado de ser capaz de dar la vida por él, tú, él y yo sabemos a quien me refiero.

SOLO SÉ QUE HE TENIDO LA MARAVILLOSA OPORTUNIDAD DE VIVIR LA AVENTURA DE AMARTE, QUE GRACIAS A TI HE DESARROLLADO ESTE SENTIMIENTO QUE SE LLAMA, AMOR...

Atte. Nubia ...