lunes, abril 11

Y después del desafuero... ¿Qué?

Todo mundo habla y habla del desafuero que ya es un hecho. En los periódicos y canales de televisión es el tema de moda...

Me he enterado de todo y, sin embargo, no quiero hablar del tema... me siento un poco harta de darle vueltas al mismo asunto. Hoy, en mi pequeño mundo, quisiera hacer de cuenta que lo imposible es posible, y que soy un ser apolítico... Quisiera, pero no puedo.

El pasado 8 de abril fue desaforado el jefe de nuestra muy noble y leal Ciudad de México. Ese mismo día me encontré con dos niños que tocaban el acordeón en un vagón del metro, a esa edad deberían estar corriendo, jugando, riedo... Ese día un joven amable me cedió el asiento en el transporte público... Ese 8 de abril presencié el trabajo esmerado de un grupo de compañeros universitarios, futuros productores de medios audiovisuales...

Mientras AMLO acusa al "inombrable", mientras el PRI y el PAN llevan a cabo sus pactos y alianzas, mientras los diputados dicertan durante horas... los ciudadanos siguen el curso de sus vidas. Son ellos quienes sufren la ciudad, pero también quienes la gozan, porque es su hogar. Para ellos, complot es cuando el metro se queda parado y entonces llegan tarde a la chamba...

No quiero hablar del desafuero. Hoy prefiero hacer un pequeño homenaje a todos los sobrevivientes del DF, quienes luchan a diario y quienes aman con pasión nuestra ciudad. Quienes saben que el verdadero cambio está en cada uno de nosotros.

2 comentarios:

Diana dijo...

Hola mi querida Peni, pues namás aquí visitando tu blog -como lo hago diariamente- sólo que hoy me atreví a escribirte. Mira que no es cualquier cosa, eso de que tantas y cuantas personas lean tus debrayes (entiéndase los míos)está como en chinojaponés, jejeje.
Bueno, pues déjame decirte que nunca me cansaré de presumir tener una amiga como tú, porque cuando yo sea grande quiero ser como Penny Lane, o sea toi.
Por ahí te recomiendo que te des una vuelta por mi blog que ¿qué crees? ¡Ya salió! je.

Diana dijo...

Hola mi querida Peni, pues namás aquí visitando tu blog -como lo hago diariamente- sólo que hoy me atreví a escribirte. Mira que no es cualquier cosa, eso de que tantas y cuantas personas lean tus debrayes (entiéndase los míos)está como en chinojaponés, jejeje.
Bueno, pues déjame decirte que nunca me cansaré de presumir tener una amiga como tú, porque cuando yo sea grande quiero ser como Penny Lane, o sea toi.
Por ahí te recomiendo que te des una vuelta por mi blog que ¿qué crees? ¡Ya salió! je.