domingo, agosto 15

Historia de taxi

—¿Ya con el galán?

—No

—Es que como te subiste perfumada y arreglada, pensé que ya te ibas con el novio.

—No tengo novio.

—Pero tienes pretendientes, ¿no?

—¡Ay, sí, un montón! Siempre es bueno tener mucho de todo…

—¡Eso es actitud!… Es más, pásate para acá adelante.

—No, aquí estoy bien.

—Bueno… pues es que yo decía…

(Silencio)

—¿Entonces sí eres soltera?

—Sí, y estoy muy bien así.

—Bueno, pero un novio no estaría mal…

—Quizás…

—Para esas noches de frío…

—Para esas noches de frío, una cobija

—Pero una cobija humana, ¿no? Es mejor.

(Yo ya no sabía si reír o bajarme.)

—Tal vez… lo pensaré.

—Sí, alguien para de vez en cuando…

(Me río)

—Pensaré en ese consejo.

—¿Y como te llamas?

(Alguna personas mienten en esas circunstancias… pero como no volvería a verlo…)

—Penélope

—Penélope… ¡órale, está bonito!

—Gracias… Por aquí adelante está bien…

(Saco el dinero del monedero y extiendo mi mano.)

—¿Oye, entonces no me das tu número de teléfono?

(Le sonrío.)

—No, pero muchas gracias.

(Miro de reojo la decepción en su rostro… lástima que los taxistas no son lo mío...)

10 comentarios:

Darina Silverstone dijo...

Lo dicho, los taxistas son los amos de la charla trivial y frívola. Desde el ligue hasta la crítica al sistema político, no se les puede tomar en serio más que para contar una buena historia.

El Acontista dijo...

Divertida historia, no sé qué tan común sea tu nombre en México, pero aquí en Colombia sería muy fácil encontrarte, pocas Penélopes. Un abrazo y seguimos leyéndonos

Yess dijo...

Y... ¿era sexy?

Digo, porque suerte la tienes. A mi solo me salen taxistas cutres platicando sobre el necaxa o cuando se follaron a Maria Callas en un cohete espacial.

¡Y lo abriste...! Por eso no brillas en sociedad, Chinilla, jaja. Beshos.

Saul dijo...

Si, te lo hubieras hechado....

ミナちゃん dijo...

Lol...cute el taxista...lástima que tampoco son lo mío. Saludos, siguiendote de nuevo mi querida Chinísima. Un abrazo!

Esquina Tijuana dijo...

ots le hubieras dado chance, igual y nacía un amor épico, ve tú a saber...

RENO dijo...

Quizá era otra de esas casualidades tan locas que te persiguen, a lo mejor también conocía a Irene; son tipos muy graciosos, el último con el que me topé me contó su plan para acabar con Marcelo y el Peje jajaja, coincido con los que opinan que debiste darle una oportunidad, te habrias ahorrado algunos kilometros en metro. =)

Iraí dijo...

pos qué estabas viendo que pusistesssss esa cara???

Ixa dijo...

me uno al voto de, le hubieras dado chance, ¿que tal si era un principe disfrazado de taxista? y además notó tu maquillaje y tu perfume, era un especímen raro, ni hablar China.

landlocked dijo...

jajajajajajajaja amiga en una ciudad como DF solo a tí te pasan esas cosas tan geniales!! Y tu manera de plasmarlas es aun mejor.

abrazo