viernes, mayo 11

Yo, la antiestética

El amor platónico es un gran motivo para seguir viviendo… porque es siempre perfecto, ingenuo y sencillo… desinteresado. Es un buen motivo porque nos ayuda a encontrar lo mejor en alguien más, y en nosotros mismos; porque nos permite, por instantes, ser estúpidamente felices… y creer.

Es un milagro difícil de comprender, está lleno de preguntas para las que poco importa encontrar una explicación. El amor ideal se vive en silencio, con abierta capacidad de asombro, con franqueza. Gracias a él, la facultad reflexiva crece, mientras que la habilidad de observación se vuelve mucho más intuitiva.

Existe por sí mismo, sin egoísmos, sin ambigüedades ni abandonos… y aún después de mucho tiempo nos arranca una sonrisa, o nos trae un recuerdo dulce. Lo llevamos dentro y caminamos con él, y lo regalamos de a poco en todo aquello que hacemos con el corazón.

Pone a prueba nuestra templanza, nos exige armonía. Así, los sentimientos ceden ante el “justo medio”, no hay cabida para el arrebato. Y la prudencia lo aquieta, con la intención de que pase inadvertido, con la intención de mantener el secreto… con el firme designio de evitar sospechas e incomodidades.

A ojos cerrados… Sensato, mas no pasivo… Con el anhelo de aquello que, incluso sin pertenecernos, ha logrado tocar nuestra existencia… Mezcla de fascinación y esperanza… Un sentimiento que, pese a no ser correspondido, permanece siempre intacto… suspendido en la inmensidad del tiempo.

7 comentarios:

Frodo dijo...

Siempre fuí un amante contemplativo, observando desde lejitos.
Ya no.
Pero si tiene su belleza, aunque a veces duele un poco.

¡POR FIN!
¡DÓNDE ANDABAS!

Jejeje.
Un Hobbit que contempla.

Capitán Guayaba dijo...

En fin, en fin, creo que mis amores platónicos han sido demasiados, en parte ocasionados por mi terrible miedo a acercármele a la chica que me gusta (Si, se me abre el cutis, y que!!!!)... Que bueno que apareces de nueva cuenta China. Besos.

Gadósfero dijo...

Lo que más me gusta de tu ser es que dejas ver tu corazón de pollo a todos sin miedo a que te lastimen... que das todo de ti.

Bien China, te felicito, no todos hacemos eso.

Un fuerte abrazo...

jessica_luna_púrpura dijo...

china is back!!!
y como siempre, con posts muy buenos, caray.
alguna vez tuve amores platonicos tambien, y ¡ah!, son lindos.

Wolfgang-bang dijo...

Chales... siento disentir contigo en ésta ocasión; personalmente puedo decir que esa fijación con el amor platónico radica en que el amor es puro porque lo llenamos de ideales, de las cosas que creemos que és... (dado que no lo tenemos). Pero qué pasa cuando se vuelve real??... terminamos por encontrarle el defecto o pléyade de defectos que tiene y viene el desencantamiento...

Finalmente pa ké desear y desvivirnos por ese amor platónico??, mejor gozar lo que tenemos... como dijo Bono: "Todo lo que no tienes realmente no lo necesitas".

C

Citlaliniux dijo...

Hasta que un día lo conoces y descubres que, efectivamente, lo chido de los amores platónicos es que son platónicos. Y uno tiene que buscarse otro.
Salu!

Pami Yasbeck dijo...

Ash, pinche Penélope, nomás leí tu post y vi que sigo sin ser estable emocionalmente.